Presentación del libro “Viajando por Canarias con una Cámara” de Margaret D’Este

A lo largo de la historia del viaje femenino a las Islas Canarias, Gran Bretaña sobresale con creces sobre el resto de otras naciones. En el Reino Unido existía una larga tradición viajera, pues «el viaje era una parte integrante de la vida doméstica de muchos británicos» y desde muy temprano las inglesas tuvieron mucho mayor protagonismo en el mundo del viaje que otras congéneres. No obstante, viajar aún era una excepción. Las pocas que viajaban por alta mar solían ser mujeres que lo hacían con sus familiares establecidos temporalmente en el extranjero (esposas, hermanas, hijas de oficiales en las colonias, etc.) Pero a partir del último cuarto de siglo XIX, la aventura de viajar, que hasta entonces parecía exclusivo de los hombres, es asumida por las mujeres de la burguesía media y alta. Pero, los motivos del viaje fueron diferentes entre unas y otras.